tapas y su combinación con vinos

Las tapas y su combinación con vinos

¿Conocéis la sensación de vacío una vez que, en un territorio extranjero, pides una bebida y no te proporcionan más que aquello, la copa con el líquido? Falta la tapa. Falta algo de comida con dicha bebida. El vino y la tapa, van ligados antes de comer y antes de cenar.

 

El vino

Los vinos denominados de tapeo son aquellos que por sus propiedades acompañan mejor a una comida ligera y poca.

Tienen la posibilidad de ser tintos, blancos o rosados, dulces o secos. Todos son válidos para tapear.

Despidiendo de las regiones, las prácticas varían para tomar el vino con la tapa.

Ir de tapeo continuamente es un óptimo instante para degustar vinos diferentes, o sencillamente tomar vino.

El vino en el tapeo casi constantemente se toma parado, porque ir de vinos y tapas, se apoya en ir de un lugar a otro evidenciando vinos y tapas.

En cada sitio español hay rutas o regiones para tomar vinos y tapas (el tapeo).

 

Las Tapas (el tapeo)

La tapa es una pieza culinaria de extraordinario sabor y reducidas magnitudes, que sigue a una bebida previo a comer o cenar.

Las pequeñas porciones de comida que se sirven en los bares para escoltar a la bebida se conocen popularmente como tapas

Se convirtió en una identidad en España, y se hace preferentemente los fines  de semana.

No continuamente el tapeo se hace con vino, además se puede hacer con otras bebidas alcohólicas e inclusive bebidas no alcohólicas.

 

Las tapas y su practicidad

Las tapas surgieron con una funcionalidad práctica, empero queda claro que han derivado en un arte de conseguir pequeños bocados de comida que complementen la bebida que queramos. Aquí tenéis un artículo sobre la crónica de las tapas y cómo fueron derivando en platos gourmet.

El tapeo ha sido una enorme iniciativa, aquello queda claro. Continuamente está el frecuente platito de aceitunas, de patatas fritas, o la tostada de tomate y aceite. Esto nos vale a la mayor parte; sin embargo, hay veces que se debe tener en cuenta qué mezcla de tapas y vino vamos a hacer si no deseamos anular el sabor del vino que estemos bebiendo.

 

Las tapas combinadas con vino

Quién sabe, puede que te vayan las combinaciones “especiales”, en aquel caso preferirás aventurarte con lo cual otros no. Empero, en todo caso, dichos son ciertos básicos para combinar de la mejor manera viable el arte del tapeo y el arte de los vinos sin comerte bastante el frasco.

 

Aceitunas con jerez

Las primeras son las clásicas y típicas aceitunas. El sabor amargo de este alimento combina mejor con vinos como el jerez, el rosado, el rioja blanco o los tintos jóvenes por los tonos afrutados de dichos vinos.

 

Quesos y blancos dulces

Los blancos dulces son asignados para tapas de quesos fuertes o con patés. Generalmente, la fusión de alimentos salados y vinos dulces constantemente es una buena iniciativa.

Previene una vez que puedas alimentos ácidos con vinos. El ácido escondería los sabores o taninos del vino. Por lo que no son una buena combinación.

 

¿Y los rosados y espumosos?

Otras buenas combinaciones son canapés y espumosos, ibéricos y pescados con finos y manzanillaso arroces y pastas con rosados.

Ir de vinos y tapas es una práctica bastante sana, que también de gozar de la bebida y la comida, se goza de la compañía que comparten. Una forma perfecta de hacer que tus tapas sean perfectas y provechosas.

Sin embargo, si lo hacemos en compañía de algo de comer (tapa), parece que nos apetece muchísimo más tomar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba