Las tapas como elemento distintivo de la cultura española

Las tapas como elemento distintivo de la cultura española

Las tapas y el tapeo son sin duda alguna un sello característico de España y uno de los principales rasgos de la gastronomía española. En tal sentido cada región del país le ha fijado su estilo particular.

Para definir de una manera sencilla las tapas, no es más que unas pequeñas cantidades de comida que se sirven en los bares para acompañar una bebida. 

Es un aperitivo servido en los bares españoles como acompañamiento de la bebida y es una referencia de la gastronomía española en miniatura. 

En lo que respecta a las costumbres de España resulta muy común ir de tapas como una tradición que consiste en ir de bar en bar con amigos a comer y a beber unas copas de vino o unas cervezas.

 

Origen de esta tradición 

 

Al remontarnos al origen de esta tradición no está muy claro, ya que existen diversas versiones que intentan explicar su nacimiento.

Una creencia muy difundida apunta a que las tapas nacieron de la costumbre que tenían en las tabernas de colocar encima de la jarra de vino una rebanada de pan a manera de tapa, para evitar la entrada de polvo o insectos en las bebidas. 

Otra versión cree que nació por el interés de los dueños de las tabernas, que ofrecían un poco de comida salada como acompañamiento para incentivar que el cliente pidiera más bebida.

 

Una tercera explicación, muy difundida afirma que los Reyes Católicos obligaban a los taberneros a servir comida junto con la bebida para que las personas no se embriagaran con facilidad y evitar así los altercados que se suscitaban al salir de los establecimientos.

Sea cual sea su origen, es indudable que las tapas son conocidas en todo el mundo y se ha convertido en un elemento distintivo de la cultura española. 

En tal sentido ir de tapas o como se conoce tapear es equivalente a salir con los amigos a divertirse un rato y se trata de una agradable manera de hacer vida social. 

Por otra parte, las tapas son tan importantes que existen concursos anuales para elegir la mejor tapa del año, como el que se celebra en San Sebastián o el de Valladolid.

 

Resulta de tanta importancia que se han impulsado acciones que promueven la proposición de declarar el tapeo como un Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Sin embargo, mientras estas iniciativas siguen su proceso se ha declarado el Día Mundial de la Tapa, que se celebra en España cada verano, el tercer jueves de junio.

Esta decisión atribuida a la Asociación Saborea España, tiene el propósito de animar a los hosteleros a participar en los diversos eventos orientados a difundir el tapeo como señal de identidad.

Se trata de una forma de socializar y cumple al mismo tiempo con la finalidad de difundir esta cultura gastronómica con variadas degustaciones, interesantes concursos y presentaciones.

Resumiendo, independientemente de su origen, disfrutar de una agradable tarde con amigos, una buena botella de vino y unas tapas es la mejor manera de terminar el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba